Cultura

03 de Enero de 2017

“Las crews de rap no somos pandillas”

Entrevista a Jonathan “El Lobo” Juàrez, uno de los raperos y agitadores del género en Alta Gracia

Jonathan tiene 21 años, es del Barrio Sabattini y desde hace casi una década se dedica al rap y en el último año impulsa su difusión en la ciudad.

Desde hace unos años se vienen juntando entre varios. ¿Cómo funciona eso?
Nos empezamos a juntar en el Reloj Público y nos seguimos juntando para las batallas de rap. Los de Paseo Crew, que organizan la Alta Free que es donde yo pasé casi toda mi vida y la Brooklyn Free Style, que lo organizan los de Contraparte, compuesta por gente de Alta Gracia y de Córdoba.Las crews son un grupo de raperos unidos.

¿Cómo se genera una crew? Tienen a que ver con la identidad de barrio?

Se generan a partir de la necesidad de querer unir a personas para hacer música en colaboración o para tener a un entorno para tener apoyo, emocional, con más agite cultural.
Todos los MC que están en Alta Gracia vienen de distintos lados. Antes las crews por ahí estaban compuestas por gente del mismo barrio, ahora ya no es más así. Entre las dos crews somos unos cuarenta raperos, entre los 12 años hasta los 21. Raperos y raperas, hay muchas chicas también.

¿A qué se debe el crecimiento? Un cambio cultural o hubo algo más?

Al trabajo en general de visibilización pero por sobre todo a la cooperación entre las crew porque desde que se empezó juntos, todo evolucionó y empezaron a venir raperos de zonas aledañas y de Córdoba y de Carlos Paz.
Todos los meses además se hace el Cbarmy, compuesta por todos los raperos de los distintos lados. Ahí es donde nosotros mostramos las disciplinas del mundo del rap: Breakdance, Dj, Beat Box, Freestyle y graffiti.

El rap históricamente tiene un contenido de denuncia social. Qué denuncian o visibilizan ustedes en sus textos?
Avanzamos muchos en lo que es implementar conciencia hacia el presente el pasado y posiblemente hacia el futuro. Por eso, nuestros temas pueden ir desde el tema del maltrato animal, a las adicciones a la violencia de género, trata, bullying. Nosotros no cantamos sobre nuestra experiencia, la compartimos.

Hablando de bullying. ¿Sufrieron algún tipo de discriminación?
Tuvimos varios problemas, por nuestra vestimenta, por las gorras y lo pantalones anchos, por el hecho de ir entre varios y hacer música en la calle o improvisar. Muchas veces la policía nos paró, lo mayores de edad tuvieron problemas. Otras veces nos desalojaron de la plaza, así, sin una razón aparente. Las crews de rap no somos pandillas, somos músicos, costó que la gente lo entienda. Ahora con todas las actividades ya nos dejan más tranquilos.

El Galpòn Rap Fest

El pasado viernes se realizó la Segunda Edición del “Galpón Rap Fest” en el Galpón Municipal, con cuatro shows de invitados de Córdoba y uno de Alta Gracia.
La estrella del evento es una competición en la que el objetivo es dejar al MC oponente sin palabras, cara a cara, como si se tratara de un boxeo lírico frente a unos jurados que evalúan no solo la capacidad rítmica, métrica y técnica, sino también el flow, es decir la fluidez, el ingenio, mejor dicho “clavar rimas”, la actitud y además la capacidad de agitar al público. Cada batalla dura 40 segundos y en el caso de que el jurado pida réplica ( por un empate o una duda), la siguiente batalla es 4×4, es decir 4 estrofas cada uno. Los jueces tienen toda una jerga gestual propia para emitir sus veredictos así como cada participantes, desde los competidores a los anfitriones tienen un nombre específico que define su rol. El ganador fue Larryx, de Córdoba, y se llevó como premio 400 pesos y una gorra.
Los shows que se ofrecieron incluyeron a los pilares fundamentales de este género: MC, DJ, breakdance, grafiti y el beatboxing. Los invitados fueron, TNT, 2P, Extas Terrestres, Michael Zed, Westbrodas y el DJ a cargo fue T2. Cabe destacar que el “Galpón Rap Fest” surge a raíz de la experiencia de estos jóvenes músicos como participantes en diversos “Curry” del Galpón, un evento cultural que reúne disciplinas, artistas, jóvenes y no tanto, locales y visitantes.

Compartir:

Comentarios