Actualidad

17 de Junio de 2017

Sentidos y nombres de calles, siguen siendo una materia pendiente

En mayor o menor medida cualquier vecino que camine por Alta Gracia ha tenido que la experiencia de ser consultado por algún turista sobre cómo llegar a tal o cual lugar. Depende del lugar en el que haya sido interceptado, la respuesta a la demanda puede ser satisfactoria. Algunos, para evitar complicaciones, recurren al latiguillo […]

En mayor o menor medida cualquier vecino que camine por Alta Gracia ha tenido que la experiencia de ser consultado por algún turista sobre cómo llegar a tal o cual lugar. Depende del lugar en el que haya sido interceptado, la respuesta a la demanda puede ser satisfactoria. Algunos, para evitar complicaciones, recurren al latiguillo “no lo sé, no soy de acá” y siguen su rumbo dejándoles una inmenso interrogante al visitante. En los últimos años, Alta Gracia ha ido aumentando en cantidad de habitantes y por consiguiente el parque automotor también creció proporcionalmente y ese fenómeno – como el que también sucede en otras ciudades- ha provocado un cierto desorden en el tránsito vehicular. De por sí, la ciudad no tiene un ejido simple y además los carteles indicadores con los nombres de las calles se han deteriorado de tal manera que no llegan a visualizarse correctamente. En muchos barrios, esos carteles directamente no existen y la accesibilidad a ciertos lugares suele ser una especie de adivinanza mezclada con el turismo aventura.

No hace mucho tiempo fue colocada una cartelería en algunos puntos estratégicos que tenían como finalidad indicar los puntos emblemáticos de la ciudad como por ejemplo el Museo del Che; pero para los turistas que recorren la ciudad a bordo de sus vehículos se hace prácticamente imposible observarlos sin detenerse porque el diseño y el tamaño pequeño de las letras no son visibles para los conductores.

Villa María nos estudiará
“Nosotros lo que nos hemos propuesto es de acá a fin de año tratar de normalizar la situación en los barrios a través de nomencladores”, aseguró a RESUMEN el Secretario General del municipio, Roberto Urreta, quien además reconoció que “en todos los barrios de la ciudad tenemos problemas con la señalética”. El funcionario municipal además informó que están trabajando en la firma de un convenio con la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) para que realicen un estudio sobre el tránsito en nuestra ciudad. “Al no contar con un Observatorio del Tránsito desde el municipio necesitamos tener información y por eso recurrimos a esas casa de estudios porque son especialistas. Por lo tanto, debemos tener es base para tener debidamente la información”, dijo Roberto Urreta.

El funcionario informó, además, que la normalización de la cartelería en los barrios se comenzará a realizar en “aquellos donde no tengamos que hacer cambios de sentido en la circulación de la calle. En la primera etapa se empezará por las avenidas Libertador, Hipólito Yrigoyen y Malvinas Argentinas”. Luego el plan continuará por el sector de la Costanera y la última etapa será en los barrios en los que se realizará cambio de sentido de calles. “Necesitamos que se revise en forma integral las modificaciones que se hacen en un barrio para saber cómo van a impactar esas medidas en otro. Para eso queremos tener un sustento fáctico, estudiar bien las medidas que se tomen para dejar de poner parches”, manifestó Urreta.

Conciencia ciudadana
El funcionario municipal sostuvo por otra parte, que realizar un estudio sobre la situación del tránsito “es para orientar la circulación. No vamos a lograr corregir con ésto a aquella persona que estaciona en doble fila o a los que van cuatro en una moto y sin casco. La idea es –como se está haciendo con diferentes programas- seguir trabajando en la concientización pero la idiosincrasia no se modifica de un día para otro”, sostuvo; y agregó: “Vamos a trabajar con la señalética, en la temática de la circulación vehicular, pero son todos eslabones que después los tenemos que unir. No vamos a tener una única solución, hay que ir solucionando problema por problema porque no hay forma de estar las 24 horas teniendo personas para controlar que no se cometan infracciones de tránsito”.

La espera eterna
Otra de las problemáticas es la cuestión de la mala frecuencia del servicio de Transporte Urbano de Pasajeros y las críticas de los usuarios al servicio que brindan tanto en materia de frecuencias -donde a veces y sobre todo los fines de semana la espera en las paradas de colectivo puede supera los 45 minutos- como el mal estado en el que se encuentran los coches. “Lo que sucede es que en esa materia estamos pasando de una ciudad que no usaba el transporte público a una que ya depende muchísimo de él. Primero tenemos que definir el sentido de las calles como por ejemplo son la Concejal Alonso y Agustín Aguirre, que son dos arterias que utilizan las empresas de colectivos y después ocuparnos del tema de la problemática real que existe con el Transporte Urbano de Pasajeros”, finalizó Urreta.

Puntos turísticos
La Directora de Turismo de la ciudad, también se refirió a la falencia en materia de señalización y los puntos de información turística que existen y podrían instalarse: “Estamos manejando la posibilidad de abrir una oficina de informes en el predio Solares del Palmar en el ingreso a Alta Gracia si se viene de Villa Carlos Paz. También se encuentra en estudio colocar otro punto de informe en la zona donde funciona el Registro Civil en algún lugar donde ya está edificado siempre teniendo en cuenta las otras tres oficinas que funcionan en el Reloj Público, el Crucero y la Terminal”, señaló al respecto Betina Chiacchio.


Comentarios