Noticias

El Saocom 1A ya está en órbita

El Saocom 1A ya está en órbita. El satélite desarrollado en la sede que la Conae tiene en Córdoba, en Falda del Cañete, fue lanzado con éxito este domingo y ya se encuentra listo para comenzar con su tarea.

Desde la Conae, más de 500 personas siguieron con atención el lanzamiento (que se realizó desde California, Estados Unidos) y la puesta en órbita del artefacto. Con muchísima emoción se vivió el momento del despegue y cada una de las etapas que incluyó.

Dos propulsores (uno por vez) fueron los encargados de llevar el satélite y dejarlo a 624 kilómetros de la tierra. El viaje llegó a tener una velocidad de hasta 27.489 kilómetros por hora para llegar al lugar indicado, donde el satélite comenzará con sus funciones.

Felices

En diálogo con La Voz, el ingeniero Álvaro Soldano, director de mediciones en campo, indicó: “La señal de radar que va a ilunimar el territorio es muy sensible a la humedad del suelo. Entonces, lo que va a ver es humedad, inundaciones. Además, es muy sensible a la rugosidad. Uno podría clasificar distintos tipos de cultivo procesando esta información como si fuera un sensor óptico. Ofrece imágenes tanto de día como de noche y atravesando las coberturas nubosas. La información que va a dar es única. Cada vez que pase va a realizar un mapa de humedad del suelo que es muy útil para los productores, quienes podrán decidir mejor la siembra y la fertilización”.

Luego, agregó: “Uno podría ver cómo se deforma un volcán y hasta puede medir movimiento de grandes obras de ingeniería. Es el proyecto más ambicioso que hemos tenido y, a nivel internacional, son muy pocos los países que han desarrollado esta tecnología. Para ser un país latinoamericano que está desarrollando esto, es un gran paso adelante que estamos dando”.

En tanto, Jorge Medina, director del proyecto, contó: “Conae tuvo que desarrollar todo el conocimiento y hacer el diseño que fue aprobado con estándares internacionales en 2013. A partir de allí comenzaron a construirse los prototipos para llegar a fabricar los modelos de vuelo hace dos años. A lo largo de todos estos años, unas 800 personas trabajaron en este proyecto”.

Uno de los tantos que trabajó en este desarrollo es Federico Enriquez, que desarrolló sus tareas sobre la antena del artefacto. “Se grita como un gol esto. Son muchos años, mucho laburo, mucho estrés. Pero verlo que ya funciona, aunque todavía falta que despliegue el instrumento, pero sabemos que está vivo y ya se comunicó. ¡Es mucho! Estamos muy contentos”, contó en medio de la emoción y del alegre griterío de sus compañeros.

( La Voz)

 

Etiquetas
Mostrar más

Noticias Relacionadas

Cerrar