Editorial

28 de junio de 2018

¡Viva la democracia! y las jugadas políticas…

La concurrida audiencia del lunes marcó un antes y un después en el Concejo. Se dijo mucho, pero también se mostraron peligrosamente algunas cartas de cara a un año electoral.

Ver un recinto legislativo colmado de gente es, sin dudas, un hecho por demás positivo. Muestra la faceta de la democracia que queremos, donde el debate abierto y participativo es la cara visible de las diferencias. Eso pasó este lunes en la audiencia pública que tuvo como sede el recinto del Concejo Deliberante. Más allá de los temas que se trataron, primó la imagen de las divergencias, expresadas todas con respeto. Si bien hubo algunos cruces, no pasó a mayores y sólo constituyeron la expresión más neta de las diferencias. Hubo dos temas en particular donde la gente participó más: el pedido de préstamo a la Provincia para las obras de gas natural y la solicitud del Ejecutivo para modificar las tarifarias en relación a las estructuras portantes (antenas) de Telecom y Claro. Pero… la audiencia ¿significó sólo eso?.

Los temas
El debate pasó por la equidad social, el crecimiento de la ciudad y hasta por algunos intereses particulares. El propietario de una empresa que se encuentra con la matrícula suspendida y que ya había arrancado con algunas obras, tuvo un cruce con el vice intendente Juan Manuel Saieg por la concesión de las obras de gas, pero (a pesar de los argumentos de cada uno) los mismos vecinos concluyeron: “Cuando tenga matrícula habilitante, que se presente. Está queriendo meter un negocio personal sobre el beneficio de la gente”, dijo uno de ellos al salir del recinto.
Luego llegó el turno de las antenas y el pedido del Ejecutivo para modificar la Tarifaria, lo que implicaría que empresas como Telecom o Claro paguen menos por año por mantener las antenas en la ciudad y para instalar más a futuro. Ahí comenzó un fuerte debate y la sorpresa. ¿Por qué? Porque más allá de un reclamo legítimo (el de los comerciantes por las diferencias que el Estado haría entre multinacionales y emprendimientos locales en relación a las tasas), el Centro de Comercio apareció en escena y dejó en evidencia una clara postura política. “Después pásenme los datos que tienen, son muy interesantes”, le dijo el concejal radical Roberto Brunengo a los representantes del Centro al concluir la alocución… como olvidando que días antes los mismos referentes del radicalismo habían tenido reuniones con ellos para tratar estos temas. ¿Armado? Está más que claro que por más que hubo algunos encuentros, la UCR sigue teniendo una profunda grieta entre ellos, casi insalvable, pero esta jugada sin dudas les salió “redondita”. No hacía falta ser muy observador para darse cuenta que la aparición de representantes del Centro de Comercio en el recinto, objetando las explicaciones del Ejecutivo, dejaron no sólo sorprendido a más de uno; también dejaron mal parados a muchos de los funcionarios y concejales de UPC que defendían la baja de las tasas; excepto a Édgar Pérez, que salió a la cancha a comerse a todo aquel que pensara diferente mostrando la espalda de algunos dirigentes que por más que ocupen lugares de menor importancia, tienen un objetivo político claro.

El silencio dice muchas cosas
Se escucharon muchas expresiones este lunes en el recinto. Pero también hubo mucho que no se dijo y que también marca postura. Entre los argumentos del Centro se escuchó: “Los comerciantes nos plantean que las ventas bajaron, que los costos son altísimos y que encima deben ver cómo el municipio le baja las tasas a Telecom. ¿Qué podemos contestar nosotros? ¿Qué solución les damos?”, subrayó la Presidente del Centro, Mariela Auer; y agregó: “Nos parece que quedaron fuera muchas cosas y que las justificaciones no son suficientes. Nos dicen que estamos muy por encima de otras localidades, pero ¿qué pasa con varias otras que cobran mucho más que nosotros? Por ejemplo, Villa Carlos Paz o Villa General Belgrano (…)”, manifestó. Lo que no se dijo es que esas localidades tienen esa tarifa pero, al igual que Alta Gracia, no las están cobrando porque la empresa las considera elevadas… Quizás esta información simplemente se desconocía… o no. Sorpresivamente, los referentes del Centro de Comercio le dieron la derecha a los reclamos de los ediles radicales; no sin antes aclarar: “Los concejales pueden debatir en el Concejo cuando quieran, ésto no es política, estamos defendiendo los intereses de los comerciantes”… En fin, se olvidan también, quizás, que la sola presencia del organismo es “política”, y que pega fuerte en un año electoral donde se juega mucho.


Compartir Noticia:
Comentarios