NoticiasSociedad

“Agradezco que no les haya pasado nada a ellas”

Manifestó Sebastián "Tatán" Espina, en el aire de "Todo Pasa" de FM 88.9, refiriéndose a su pareja y su hija, tras salir del incendio que terminó con su vivienda.

En diálogo con el programa radial “Todo Pasa” de FM 88.9, Espina relató que junto a su familia, Candela Díaz y su hija de nueve meses Río, con quienes forman los “Ratatrip”, no salen de su asombro ya que en 24 horas de publicada la historia en Instagram, expresando que necesitaban ayuda, recibieron 1.879.050 pesos. La colaboración llegó a través de las diferentes cuentas que expusieron, pasados un par de días tras el siniestro, cuando decidieron finalmente recibir las donaciones que les ofrecían.

20210624 105809 - Diario Resumen de la región

Perdimos todo, no teníamos ni celulares ni contraseñas. Luego nos enteramos que muchas personas se habían comunicado con nuestros padres, hermanos o amigos de toda la vida” narró “Tatán” sobre los primeros días.

En relación a quienes los ayudaron, destacaron que no se trató de empresas o entidades, sino unas 4000 personas de Córdoba, Argentina y de todo el mundo: Perú, Estados Unidos, España, Alemania: “Gente que no conocemos nos donó hasta 40 mil pesos. Y estamos viendo como le devolvemos el gesto…con algún presente..ya veremos cómo” manifestó contento el joven.

Quemaduras

Díaz y la beba Río no sufrieron heridas -salieron con lo justo de la vivienda en llamas- pero Sebastián intentó “salvar” la moto que estaba en la galería de la casa y debido a que los plásticos del manubrio ya estaban derretidos, se quemó las manos, los brazos y la mitad de su rostro.

Actualmente, tras veinte días del incendio, el influencer contó: “Me estoy recuperando rápidamente. No necesité injertos y ya tengo la cara rosada, se salió la piel quemada y en las manos afortunadamente no sufrí infecciones”. Y concluyó: “Agradezco que nada les haya pasado a ellas (refiriéndose a su pareja y a su hija)”.

El incendio

El hecho se produjo a las dos de la madrugada del domingo 6 de junio. La “Casa Casera” como la llamaban sus habitantes, estaba hecha de elementos reutilizados, palets de madera, ventanas compradas de edificios demolidos y otros. Era una cabaña ubicada detrás del arroyo del García Lorca y por ello ardió tan rápido.

Candela escuchó algo, gritó y le avisó a su pareja que algo pasaba en la planta baja de la morada. Bajaron corriendo ambos junto a la beba-con lo puesto- y lograron salvar sus vidas.

Mostrar más
 

Noticias Relacionadas

Comentarios:

Botón volver arriba