Policiales

09 de agosto de 2017

Robo a mano armada en una carnicería

Sucedió este lunes cerca del mediodía, en calle Llorens, esquina Agustín Aguirre de barrio Cámara. Tres sujetos, uno de ellos armado, irrumpieron en el lugar, encerraron al carnicero, lo golpearon y le sustrajeron 12 mil pesos.

Jesús Merlo es propietario de una carnicería ubicada en calle Llorens (ex Cochabamba) esquina Agustín Aguirre de barrio Cámara. Este lunes, se encontraba, como todos los días, en su comercio cuando de repente tres sujetos, uno de ellos armado, irrumpieron en el lugar, robaron el dinero que tenía, lo encerraron y lo golpearon. El hecho sucedió poco antes de las 12 hs, un horario donde es importante la cantidad de gente que circula en la zona, pero nadie se percató de lo sucedido. “Estaba en la parte de atrás, sentí la puerta y dije “ya voy”, cuando me asomé me agarraron de la ropa, me tiraron hacia atrás y me pegaron un culatazo en la cara. “No te hagas el macho que te pego un cuetazo”, me dijeron mientras me pedían la plata”, relató Merlo a Resumen; mientras recordaba que hace cuatro años fue víctima de un robo en el mismo lugar, pero esa vez ocurrió mientras el comercio estaba cerrado, y se llevaron varios elementos.
Los delincuentes se apoderaron de 12 mil pesos aproximadamente que el propietario tenía en su poder porque debía hacer un depósito bancario, y algo de cambio que había en la caja registradora. Posteriormente se retiraron del lugar. “A los 15 minutos más o menos, entró una clienta y y yo comencé a gritar pidiendo ayuda, así que entre ella y un vecino me sacaron. Llamé a la Policía pero ya no había rastros de ellos”, aclaró el damnificado. Posteriormente, fue atendido por el servicio de emergencias debido a los golpes, aunque advirtieron que no fueron de gravedad.

Controles e inteligencia
Si bien los vecinos afirman que hay patrullajes en el barrio, advierten que ninguno de los uniformados, hace recorrido o consulta en los comercios sobre los movimientos de la zona. “Pasa ese nuevo móvil de la patrulla urbana, pero pasa rápidamente, no hablan con nadie, de esa forma no se pueden hacer estadísticas”, sostiene uno de los vecinos. Por otra parte, y teniendo en cuenta la hora en que ocurrieron los hechos, sostienen que los delincuentes comenzaron a salir en los horarios donde -se supone- no ocurren hechos delictivos.

Compartir:

Comentarios