Cultura

“Esto nos marcó como familia, pero sirvió para ayudar a otros”

La escritora altagraciense escribe desde chica. Las poesías, los relatos y las historias forman parte de su forma de vivir y de su esencia. Con “Transformar el Vuelo, relatos de una mamá TEA”, pasa algo mucho más fuerte; allí narra desde lo más concreto y real, lo hace desde su lugar, su carne, su vida.
“El libro está compuesto por anécdotas y experiencias entrelazadas con poesías sobre lo que genera la discapacidad en el hogar”, comentaba en una entrevista con RESUMEN Romina Zejdlik. Claro, porque ella es madre de Lazaro que padece autismo y, gracias a el, pudo convertirse en una mamá “todo terreno”, aprender y hasta enseñar. Sin embargo, el camino transcurrido no fue facil, no es facil, por el contrario, las barreras en el medio son algo con lo que la lucha no acaba.

Una historia propia y de otros
Los relatos de esta mamá TEA, mamá que convive con el Trastorno del Espectro Autismo, abordan las experiencias que cualquier familia comun puede atravesar cuando le toca convivir con lo desconocido: “ hablo de la discapacidad y la pareja, lo que genera, ya que muchas veces tener un hijo con discapacidad los puede unir pero también hay parejas que se han divorciado a raíz de eso. La discapacidad y los hermanos; los hermanos de ese niño con autismo o con otra patología. A veces los padres nos abocamos completamente a atender a ese niño con discapacidad y un poco dejamos a los otros relegados. La discapacidad y abuelos, la discapacidad y la educación, la escuela sobre todo, hablo mucho sobre inclusión escolar y mi propia experiencia”, explica Romina.

El miedo a la discapacidad
La barrera más solida con la que se encontró la mujer en este proceso, fue la de la falta de inclusión escolar. “Mi hijo había terminado sala de 5 y nos cerraron todas las puertas para el primer grado en una escuela común. Nos decían que tenía que ir a una especial y a nosotros nos parecía una violación de derecho no permitirnos como familia opinar”, contaba Zejdlik, quien a partir de allí comenzó una peregrinación en la Justicia y hasta se instruyó en las leyes aplicables en estos casos. Hoy por hoy, y luego de estar un año no escolarizado, Lázaro asiste a una escuela común y, el Ministerio de Educación, quien fuere su enemigo en el juicio, se convirtió en un aliado, ya que, según la mujer reconoció, las consultas que les llegan al grupo “por la inclusión plena” donde asesora a familias que atraviesan por situaciones similares, son derivadas al Ministerio y este, les brida respuesta casi inmediata.

“Transformar el vuelo”
“Frente al dolor uno tiene dos caminos. O dejar que el corazón se llene de resentimiento, de preguntarse ¿Porque me pasó a mi?, o tratar de transformar todas esas huellas de dolor, en huellas comunicativas de aprendizaje que le sirvan a uno y también a otro que está transitando lo mismo. Esto nos sirvió como familia pero sirvió para ayudar a otros”, explicó la escritora, quien es además es una apasionada por la cocina y creó la pagina “CocinArte Sano”, a través de la cual comparte recetas contributivas a la patología del autismo, e incluso, el libro, tiene un anexo con algunas: “Son recetas sin gluten, lácteos, conservantes, ni azúcar. Hay un abordaje gastrointestinal del autismo. No es que con la dieta los chicos se curan pero a muchos le ha servido para reducir la hiperactividad”, explicó.

De interés legislativo
La legisladora Amalia Vagni, fue el nexo para que el este libro sea de interés provincial. Ella es familiar de un nene que fue muy importante en la vida de Lazaro, según contó Romina, por eso, en la tarde de ayer,  desde las 17 hs, Romina presentó su exitosa edición  en la Legislatura Provincial,  donde contó su historia en el recorrido por la discapacidad.

Etiquetas
Mostrar más

Noticias Relacionadas

Cerrar