Noticias

Uno de los condenados por el homicidio de Claudio Campos fue encontrado sin vida en Bouwer

Hace cuatro años, en marzo de 2015, Mamóndez Gómez y otros tres jóvenes fueron condenados a 15 años de prisión cada uno tras ser encontrados culpables de la muerte de Campos quien le propinaron una feroz golpiza con cuchillazos para robarle una zapatillas. El hecho de sangre sucedió en calle Lucas V. Córdoba al 1400 de Barrio Paravachasca, el 21 de abril de 2013.

Un joven de 22 años que estaba preso en la cárcel de Bouwer donde debía purgar una condena por homicidio en ocasión de robo fue hallado sin vida en las últimas horas del sábado. Se trata de Luciano Víctor Mamondes Gómez, quien al momento de su fallecimiento “se encontraba internado para control evolutivo en Servicio Médico del complejo carcelario Nº 1 ‘Reverendo Padre Luchesse’”, según informó este domingo el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia, cartera de la que depende el Servicio Penitenciario de Córdoba

 

En 2017 se conoció la sentencia quince años de prisión para el grupo de jóvenes que le quitó la vida al muchacho “para robarle un par de zapatillas”, y que ante la negativa de este, le propinara una feroz golpiza que culminó con su muerte.

Su madre, Marisa Vergara, habló en ese entonces  con RESUMEN y manifestó su pesar por la determinación de la Justicia: ”La sentencia está. Es muy poco por haber matado a una persona, dicen que son jóvenes, que se pueden recuperar, que tienen que estudiar, que pueden mejorar con tratamiento para las adicciones, pero mi hijo también era joven. Tenía 23 años y dos criaturas, ¿cómo le explicamos a esas dos nenas lo que pasó?”, sentenció entre lágrimas y agregó: “Mi hijo no era un chico de plata, era diabético, casi ciego, trabajaba en las obras, y le dieron miles de golpes, le abrieron la cabeza con un botellazo y luego le cortaron el cuello”.

A pocos días de la muerte de Claudio, la familia organizó una marcha agradeciendo el accionar policial; por otra parte instó a quienes hubieran visto algo sobre lo sucedido, lo diera a conocer ante la Justicia.

Varios fueron los testigos que aportaron datos a una causa que duró casi un año. “Al final del juicio los condenados pidieron perdón, pero no fue desde adentro, fue para que les bajarán la condena. Ahora van a estar 15 años adentro, pero yo a mi hijo no lo tengo más. Ellos pidieron saludar a sus madres después de la sentencia, yo en cambio, no voy a poder saludar a mi hijo”, continuó Marisa. Por otra parte afirmó: “Le pegaban porque no soltaba las zapatillas que se había podido comprar dos días antes. Yo trabajaba de cuidadora de autos acá cerca, el vino a mostrarme las zapatillas y le dije que después pasara a tomar unos mates. Fue la última vez que lo vi”, finalizó.

La condena
El hecho de sangre sucedió en calle Lucas V. Córdoba al 1400 de Barrio Paravachasca, el 21 de abril de 2013. El mismo día, la Policía detuvo a un joven de 16, otro de 19 y un hombre de 48 años. Cuatro días después se logró otra detención de una persona de 20 años y posteriormente otro joven de 18 años. En la audiencia llevada a cabo esta semana, la Cámara 8ª del Crimen condenó a: Rodrigo López (19), Daniel Aspitía (20) y a Luciano Mamóndez Gómez (18), por el delito de homicidio simple. Mientras a López se le impuso una condena de 15 años y medio de prisión, los dos restantes recibieron 15 años de cárcel cada uno. El cuarto sentenciado fue el muchacho que por entonces tenía 16 años.

Foto principal: gentileza La Voz

Mostrar más
 

Noticias Relacionadas

Comentarios:

Botón volver arriba
Cerrar