Noticias

Al que madruga… Dios no lo ayuda

Lejanos quedaron los días en los que Pablo Ortiz, y algo mas tarde de lo que canta el gallo, acompañaba a sus empleados a barrer y limpiar las plazas. Hoy, éstos le hacen asamblea y hasta se manifiestan encadenados reclamando “mejores tratos”. Todo inició en la previa de Nochebuena, cuando un inesperado incendio en el predio del ex basural, ponía en riesgo viviendas del sector y obligó a los vecinos ponerse a la par de los Bomberos para que las llamas no avanzaran y sobre lo poco o mucho que tenían. Foco generado a pocos metros del corralón policial y que ponía nuevamente en debate la falta de limpieza y la propagación de microbasurales en la ciudad. Allí, Ortíz ya estaría en el ojo de la tormenta.

La época estival también aumentaría la demanda vecinal respecto al mantenimiento de calles y espacios verdes de la ciudad. Ni hablar de la basura que quedaba tras encuentros y juntadas en el arroyo, los paredones y sobre todo el Mirador, la cual muchas veces permanecía durante días.

¿Qué pasa con la recolección de residuos? es otra de las quejas que por estos días se escucha con frecuencia, a lo que el funcionario responde “la recolección se está realizando pero la lluvia imposibilita que los camiones salgan”. Respuesta que no conforma en demasía.

Y precisamente, y ya que estamos hablando de residuos, hace unas semanas fue noticia el incendio de uno de los camiones recolectores dentro de maestranza. Algo que, y vaya coincidencia, ocurrió 48 hs después de que empleados de Ortíz realizaran una asamblea en la que alegaban cuestiones graves que hacen al trabajo diario; falta de mantenimiento de los vehículos del municipio (tanto que aseguraban que muchos no tienen frenos), maltrato por parte  de sus jefes y hasta recorte en horas extras. ¿Casualidad?. Todo esto, fue negado por el ex Concejal horas después al aire de la 88.9, cuando y de manera contundente dijo : “Si algunos creían que tenían privilegios,  están equivocados, en mi secretaría no hay privilegios para nadie”. Duramente y con los tapones de punta, el Secretario General de Sitramag, Gabriel Medina respondió y dijo que los reclamos de los trabajadores son “por seguridad” e indició que maestranza “es un desastre”.

Y por si algo faltaba, Pablo Ortíz ahora se ganó el enojo y repudio del Colectivo Paravachasca por la Memoria, luego de que en este plan de reestructuración y puesta en valor de las plazas, definieran tapar murales pintados por diferentes artistas en el lugar. Expresiones que hacen a lo intrínseco de ese espacio.

En fin, todos sabemos que meterse con un gremio no es gratis y, en la historia de Alta Gracia, nunca antes un trabajador municipal se había encadenado. ¿Fuerte no?. Ahora, si fue exagerada o no la medida es otro tema, lo cierto es que pasó y que le pasó a Ortíz y, lo mas grave aún es que la causa de esa manifestación,  según el trabajador, fue porque le habrían faltado el respeto diciéndole: “jubilate, no servis”, entre otros agravios.

No obstante, hay blancos en esta historia. Hay que reconocer que Ortiz arribó a Servicios Públicos tras una gestión exitosa en el COE, un organismo inesperado creado específicamente para informar la situación del Covid, algo sin precedentes para manejar y que él lo supo desempeñar perfectamente. Tampoco hay que olvidar que a poco de tomar la posta en dicha Secretaria, el funcionario aclaró que iba a  defender a los trabajadores pero a aquellos que trabajan y que el horario a cumplir seria una prioridad. ¿Será que esto no cayó en gracia en algunos trabajadores que acarreaban ciertas mañas de gobiernos anteriores?, ¿Será que servicios públicos  no es para cualquiera o es Ortiz quien no logra adaptarse?.

Lo cierto es que parece haber llegado a su fin la efervescencia que caracterizaba a este funcionario y de la que solia hacer alarde el mismo Marcos Torres cuando  aseguraba que era uno de los mejores de su gabinete. ¿Qué pasó?.

 

Mostrar más
 

Noticias Relacionadas

Comentarios:

Botón volver arriba