Carta de lectores

Querida Escuela Manuel Solares

Recordada escuela donde el respeto era inculcado, respetado y el amor nos fue dado para levantarnos de situaciones personales no comprendidas. Nos dieron, reforzados cimientos, para seguir en los distintos caminos emprendidos, sembrando valores hasta hoy guardados, cual oro fino, en nuestros corazones. Los llamados de atención, la penitencia fueron dados en el momento oportuno, calladas respetábamos la palabra de las maestras. Recibimos no solo el sostén, sino, el “empujoncito” necesario para seguir y que difíciles momentos familiares no entorpecieran nuestro aprendizaje.
¡Gracias! Por el mate cocido calentito y el criollito, tan esperados, en los días de secos inviernos. ¡Gracias! Recordada y querida Escuela Manuel Solares, la de las paredes grises y rejas verdes; de ti guardamos lo mejor y más puro de nuestra niñez concretada.
Nora G. Luján
La Rioja – DNI 10.249.453
Ex alumna – Promoción 1964

Mostrar más
 

Comentarios:

Botón volver arriba

Cerrar